6 lagos de Europa para visitar en familia

Lagos de Europa

Si estás planificando para vuestras vacaciones en familia un destino acuático alternativo, alejado de las abarrotadas playas, los lagos de Europa son la opción número uno, sobre todo cuando deseamos estar rodeados de las vistas espectaculares entre bosques, montañas y pintorescas áreas urbanas.

Europa esconde numerosas oportunidades para pasar unas vacaciones family-friendly en este tipo de destinos. ¡Vamos a descubrirlos juntos!

Lago d’Iseo, Italia

Si queremos pasar unas vacaciones más tranquilas y con panoramas que evocan a los de los lagos más exclusivos como los de Como y Garda, el pequeño lago d’Iseo es el plan perfecto, también para los niños, ya que existen diversas áreas infantiles.

Además, unos islotes asoman desde sus aguas, y el más grande alberga un pintoresco e intacto pueblecito que se puede visitar y que regala vistas de los 360° del entorno y de los cercanos Alpes.

Lago de Hallstatt, Austria

Hallstatt, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, está considerado uno de los pueblos más lindos de Europa, gracias a su estructura con vistas al lago que recibe el mismo nombre.

Al estar ubicado bajo los montes más altos de la nación, es un destino muy conocido e imprescindible para los amantes del agua. Los valles que lo rodean poseen funiculares, juegos infantiles y lugares para admirar las maravillosas vistas que sorprenden a toda la familia.

Lagos de Europa

Lago Bled, Eslovenia

Al norte de Eslovenia, este lago ubicado al principio de los Alpes es una auténtica joya natural. Sus aguas de color zafiro con vistas a majestuosas montañas se encuentran al lado de un Parque Nacional, lo que lo convierte en un destino lleno de naturaleza.

El lugar más fotografiado es, sin duda, la iglesia en el islote que se encuentra en el centro del lago, que se puede visitar en pequeñas embarcaciones. La actividad más recomendable para hacer con niños es visitar el castillo de Bled, que surge del acantilado sobre una pared que termina directamente en las aguas cristalinas.

Lago de Ginebra, Suiza

De origen glacial, este lago es perfecto para el turismo cultural y de ocio en familia. La extensión de sus aguas lo convierten en uno de los lagos más grandes de Europa. Allí se pueden visitar castillos, centros históricos medievales y ciudades reconocidas en todo el mundo. Sin duda, recomendamos el castillo de Chillon, intacto y directamente conectado a las aguas del lago.

Lagos de Plitvice, Croacia

Separados por cascadas naturales y una flora tan única como delicada, este destino Patrimonio de la Humanidad es perfecto para visitar en familia por sus paseos por el lago o a través de las grutas que unen las diferentes secciones del Parque Natural. Se trata de un destino alternativo al de la Mediterránea costa croata.

Lagos de Europa

Lago Saimaa, Finlandia

El lago Saimaa está clasificado entre los de mayor tamaño del continente europeo. Con su ubicación, al norte del mapamundi, y su naturaleza infinita, se trata de un destino perfecto para admirar las auroras boreales de octubre a abril, así como para relajarse en completa tranquilidad durante el verano, cuando las temperaturas se vuelven más suaves.

Con un poco de suerte, se pueden ver focas y otras especies marinas singulares. Al tener una ubicación un poco más aislada con respecto de los anteriores destinos, no consideramos el lago Saimaa como el lugar más adecuado para visitar con niños durante sus primeros años de vida.

¿Ya has planificado las vacaciones familiares para este verano? Si todavía lo tienes pendiente, continúa tu visita por nuestro blog y encuentra el destino perfecto para vosotros.

Si quieres estar al día sobre nuestras novedades, síguenos en redes sociales: ¡te esperamos en Facebook e Instagram!

Comparte este artículo

Facebook
Twitter
LinkedIn
Email
WhatsApp

No dudes en contactarnos, estaremos encantados de ayudarte